EL CORRECTOR, EN TODO

Lanata - mayores de 5 años que no terminaron la primaria

La imagen de arriba se vio en el programa Periodismo Para Todos, que conduce Jorge Lanata (aparece en el minuto 32 del siguiente link al programa emitido el 12 de agosto de 2012). Fue un informe incisivo, que pretendía denunciar la corrupción del gobierno de Gildo Insfrán en Formosa y denostar su política educativa (y por ende, la del gobierno nacional) a partir de varias pruebas contundentes. El problema fue que una de ellas señala, tal como se ve, que «el 83% de los mayores de 5 años NO terminó la primaria», y, si recordamos que la primaria suele extenderse hasta los 12,  la estadística es, cuando menos, superflua.

 

No nos interesa aquí ni el programa de Lanata ni la eterna pelea del gobierno con los medios. Nos concentraremos en otra cosa: la función del corrector, y su importancia en todos los ámbitos. Porque el corrector de estilo no es solamente un experto en poner tildes, ubicar comas y distinguir palabras bien escritas de palabras mal escritas. El corrector es un lector, ni más ni menos que el primer lector ajeno al texto (el primer lector, propiamente dicho, es el autor, pero éste siempre se enfrenta con sus escritos por segunda vez, y nunca podrá hacer una primera lectura del mismo). Y se trata de un lector atento, un especialista —ahora sí— en interpretar sentidos, los intencionales y los que no, y en captar lo que el texto está diciendo, mucho más que lo que el autor quiso decir. Y los correctores no son sólo para los libros, sino que en todos los ámbitos se están produciendo textos (¡incluso en la tele!), y estos mensajes deben siempre revisarse. En publicidad, por ejemplo, los textos son siempre breves, brevísimos, pero cuanto más cortos son, más importante resulta que el texto sea efectivo, y que diga exactamente lo que uno quiere decir.

Hace poco, una bebida deportiva empapeló las calles con el siguiente aviso:

 

GATORADE- la evolución continúa

Imaginen qué hubiese pasado si hubiesen confiado en esa máxima popular (y completamente errónea) que indica que las mayúsculas no van con tilde. «LA EVOLUCION CONTINUA», sin tilde, pone el acento —justamente— en lo que Gatorade hizo en los últimos 40 años; marca un orgullo por esa evolución constante que se vino mostrando, pero no dice nada sobre el futuro. En cambio, el slogan que eligieron los publicistas quiere hacer hincapié precisamente en ese futuro, en que, pese a tener 40 años de evolución, ellos no se quedarán en ese orgullo y seguirán evolucionando.

 

Así como no teníamos intenciones de ir contra Jorge Lanata, tampoco es nuestro propósito hacer propaganda[1] de Gatorade, sino sólo señalar el rol clave que puede cumplir un corrector en su función de primer lector, lector de pruebas, lector crítico y atento a los mensajes que se quieren enviar y a los que efectivamente se envían.

 

Así como en Gatorade se hizo lo posible por evitar la ambigüedad, y se lo logró gracias a un correcto uso de las reglas de tildación, para las placas de Periodismo Para Todos es evidente que no fue contratado un corrector, quien sin dudas se hubiese detenido en esa frase que, si bien gramatical y sintácticamente correcta, presenta un error de coherencia con la realidad que debilita tanto esa estadística como todas las otras. Este error quita credibilidad a un informe, al periodista que lo presenta, al programa que lo emite, y a la idea política que intenta enviar. Es probable que a esa placa le haya faltado un «1» delante del «5», lo que hubiese ofrecido una estadística mucho más lógica, y a la vez más contundente: «el 83% de los mayores de 15 años NO terminó la primaria». No lo podemos saber, porque una vez que salió al aire, el error quedó expuesto. El corrector debe ser el primer lector, debe leer antes de que el texto llegue al público, y no en simultáneo. Y debe leer mucho más que tildes y comas. Un buen corrector de estilo lee y analiza todo. Y ese todo implica muchas veces salirse de lo meramente textual.

 

 


[1] Un pequeño excursus: para cualquier publicista —o persona que tiene un amigo publicista— que señala, con cierto aire de conocer más, que «propaganda» se usa exclusivamente para las campañas políticas, mientras que cuando se habla de productos comerciales, el término correcto es «publicidad», rebatiremos con dos argumentos: el primero, que los diccionarios dicen lo contrario: «Acción o efecto de dar a conocer algo con el fin de atraer adeptos o compradores» es la primer acepción de «propaganda» que ofrece la RAE (la cursiva es nuestra), mientras que el de María Moliner, también en su primera acepción, dice: «Actividad desarrollada para propagar unas ideas o un producto comercial» (cursiva nuestra). Pero como los diccionarios no siempre reflejan el uso, lo interesante es ver por qué los publicistas sostienen que «propaganda» es sólo para un mensaje político, y la razón la encontramos ni más ni menos que en la invasión del inglés que nosotros mismos proponemos en nuestra lengua. Efectivamente, en inglés se habla de «propaganda» únicamente en campañas políticas, mientras que «commercial» es el término usado para promover negocios o comercios. En castellano esta distinción nunca existió, pese a que las escuelas de publicidad (los creadores del Winter/Summer sale, light, free y demás anglicismos hoy incorporados) hagan todo lo posible por instalarla.